VALORACIÓN DE EMPRESAS

0

Si piensas en comprar o vender una empresa o negocio, tienes que saber como valorar una empresa.

Con el paso del tiempo, se ha convertido en una necesidad imperiosa el hecho de valorar las empresas, principalmente por el notable aumento de fusiones y adquisiciones de la última década. Podemos definir el término valoración de empresas como el procedimiento a través del cual se busca cuantificar la cantidad de los elementos que constituyen el activo de una empresa, es decir, su patrimonio, así como la actividad a la que se dedica, su potencialidad o cualquier otra característica intrínseca que pueda ser objeto de valorización. Medir exactamente todos estos elementos en conjunto no es un trabajo sencillo, ya que implica detalles e infinidades de inconvenientes técnicos.

Para realizar exitosamente el proceso de valoración de una empresa, se debe determinar una serie de valores razonables en el que se encontrará incluido el valor final. Se trata de calcular el valor intrínseco de una empresa y no el valor que tiene en el mercado ni el precio, por supuesto.

Es normal que los directivos de la empresa, en la realización de su gestión, se encuentren en constante proceso de medición de diversos factores de la actividad de su organización; con el único fin de hallar la máxima eficiencia y eficacia de la misma. El empresario cuantificará de forma total el costo de todos sus bienes y servicios para ubicar diversos criterios lógicos a la hora de fijar sus precios definitivos, así como también mide la contribución de futuros posibles empleados para poder tomar una decisión sobre los beneficios de que sea contratado y los montos de los que constará su retribución. De igual manera, la valoración de empresas buscar medir lo rentable que pueda ser un proyecto que deseen emprender, sobre todo en cuanto a la inversión para afrontar el reto o dejarlo de lado; así como el costo de otras opciones distintas de financiación para escoger entre la que mejor se adecue a las necesidades de la misma.

¿Cuál es el objetivo de la valoración de empresas y cuándo debe hacerse?

Las razones principales por las que se valora una empresa es porque va a venderse, va a ser comprada y a su vez; conocer el estado del patrimonio, verificar los resultados de la gestión directiva actual, establecer dividendos, analizar las capacidades de deudas, herencias, casos sucesorales, entre otras.

¿Cómo valorar una empresa para su compra – venta?

Cuando como empresario piensas en la posibilidad de vender una empresa de forma total o parcial, es más que obvio que el importe que se obtiene de la venta, es decir, el precio, tendría que ver directamente con la negociación que se suscite entre el comprador y el vendedor. En dicha negociación, las posiciones de cada una de las partes obedecerá, entre otras cosas, al valor que se le brinda al objeto en venta, que en este caso sería la empresa en su totalidad o sólo una parte.

Métodos para valorar una empresa

Valor neto contable: se va a realizar la valoración de una empresa por la diferencia entre la suma del valor total de sus activos reales y la suma de los valores de sus pasivos exigibles. El beneficio de este método es que se basa en datos objetivos que vienen directamente del balance de la empresa.

Valor liquidativo: en este método se valora la empresa por el importe neto que resulta de su liquidación total, por lo que se necesita una estimación del valor de realización de todos sus activos y una cuantificación de sus pasivos.

Capitalización del beneficio: se valora la empresa al capitalizar a una tasa de actualización de sus beneficios anuales totales. Este método considera la rentabilidad actual; en el que generalmente se escoge el beneficio que se obtiene en el último ejercicio fiscal.

Múltiplos Comparables: se va a valorar la empresa basándose en la información de la que se disponga por otras empresas parecidas tanto en sector como en tamaño, calculándose los ratios existentes entre el precio que se pagó y otros factores como ventas, activos, etc. Una vez hecho esto, se aplicarán estos ratios a las mismas variables de la organización que está siendo valorada para lograr obtener su precio posible.

El método actual más usado y a la vez aceptado para la valoración de empresas, es el de descuento de flujos de caja; en el que se basan en la información disponible y se estiman los fluidos netos que hay en caja que se esperan para los próximos ejercicios fiscales, estimando el valor residual al final del periodo estimado.

¿Cómo tasar una empresa?

Usted mismo puede calcular el valor de su empresa personal basándose en sus variables propias, expectativas y pronósticos sobre la misma; rellenando un formulario de cálculo que puede encontrar en la Web con información de cuentas anuales, fórmulas fijas y acciones de su organización fácilmente.

Compartir.

Sobre el Autor

Comentarios cerrados.