Coronavirus COVID-19: prevención e higiene

bono social agua, luz, energético, térmico, gas, teléfono

Ante la creciente propagación del coronavirus, las medidas de higiene personal y la desinfección de áreas comunes son los principales mecanismos para enfrentar el incremento de la enfermedad.

Poco tiempo antes del inicio del Año Nuevo chino, Wuhan, una de las principales ciudades industriales de la región central de China, se convirtió en el epicentro de una pandemia que afecta al mundo. El 31 de diciembre pasado las autoridades del país asiático reportaron por primera vez a la Organización Mundial de la Salud (OMS) la irrupción del nuevo coronavirus.

En los primeros 27 casos que se presentaron en la ciudad china, las molestias habían comenzado a principios del mes de diciembre. Siete de estas personas tenían como denominador común la exposición en el Mercado Mayorista de Mariscos Huanan de Wuhan. Allí convivían más de 20 especies de animales (vivos y muertos) pero se destacaron como principales causantes de la nueva mutación viral el pangolín, el murciélago y las serpientes.

Las autoridades chinas cerraron las fronteras de la ciudad de Wuhan, perteneciente a la provincia de Hubei, para evitar que el virus viajara e infectara a otros ciudadanos. El transporte público, el metro, el ferry y los transportes de pasajeros de larga distancia fueron suspendidos como medida de prevención. Además, el gobierno emitió un comunicado en el que pidió el uso de mascarillas en los lugares e instituciones públicas. Desde diciembre, la provincia registró más de 67000 casos de personas con COVID-19 y más de 3000 muertes.

Los síntomas más comunes de esta enfermedad son fiebre, cansancio y tos seca. Algunas personas pueden presentar congestión nasal, dolor de garganta o diarrea, como también otras se pueden infectar sin desarrollar síntomas. El periodo de incubación oscila entre 1 y 14 días, en general, en cinco días. Según la OMS la mayoría de los infectados se recuperan sin necesidad de tratamientos especiales pero los adultos mayores y los que padecen afecciones médicas subyacentes tienen probabilidades de desarrollar una enfermedad grave, lo que puede llevar a la neumonía, síndrome respiratorio agudo severo, insuficiencia renal e, incluso, la muerte.

El 11 de febrero, la OMS dio a conocer el nombre de la enfermedad. De acuerdo a su explicación el nuevo nombre está compuesto por “co” de “corona”, “vi” de “virus” y “d” de “disease” (enfermedad en inglés), mientras que el 19 representa el año en que surgió. La palabra coronavirus ya había sido mencionada años atrás en la revista Nature cuando un grupo de virólogos lo había clasificado según su “apariencia más o menos redondeada, con un aura característica de filamentos que remedan a la corona solar”.

Según la OMS los coronavirus (CoV) son una extensa familia de virus que se pueden contagiar de los animales a las personas, por lo que el nuevo COVID-19 tiene algunas similitudes con los que causaron otras grandes epidemias: el Síndrome Agudo Respiratorio Grave (SARS), que comenzó en China también y el Síndrome Respiratorio de Oriente Medio (MERS), que fue detectado en Arabia Saudita. Mientras el SARS pasó de las civetas a los humanos, el MERS lo hizo desde los dromedarios.

La prevención como principal medida

Según la OMS hay varias precauciones que se pueden adoptar para reducir la probabilidad de contraer o contagiar COVID-19:

  • Lavar las manos a fondo y con frecuencia usando un desinfectante a base de alcohol o con agua y jabón porque mata los virus que puede haber en las extremidades.
    Mantener una distancia mínima de un metro con cualquier persona que estornude o tosa porque despide gotículas de líquido que pueden contener el virus. Si se está demasiado cerca puede respirar las gotículas.
  • Evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca porque las manos tocan muchas superficies y pueden recoger el virus. Una vez contaminadas las manos puede transferirse el virus a los ojos, la nariz o la boca donde puede entrar al cuerpo y causar la enfermedad.
  • Asegurar una buena higiene de las vías respiratorias, eso significa cubrirse la boca y la nariz con el codo doblado o un pañuelo de papel al toser o estornudar. El pañuelo usado debe desecharse de inmediato.
  • Permanecer en casa si no se encuentra bien, buscar atención médica o llamar al número correspondiente.
  • Por otro lado, sólo se recomienda el uso de mascarillas cuando se presentan los síntomas respiratorios característicos de la enfermedad o se está cuidando a alguien que contrajo dicha infección. Cómo ahora no están disponibles y no se puede comprar, os hemos preparado un manual para hacer una mascarilla reutilizable.

Emergencia internacional

Por sexta vez en la historia, y con posiciones divididas entre sus miembros, la OMS hizo la declaración de emergencia internacional. “Nunca antes habíamos visto una pandemia causada por un coronavirus. Es la primera pandemia de este tipo. Y nunca antes hemos visto una pandemia que no pueda controlarse”, dijo Tedros Adhanom, director de OMS.
Según el informe de la OMS el 16 de marzo, el número de personas que murieron a causa de COVID-19 fuera de China superó las muertes dentro del país asiático. Por el momento, Europa tuvo el mayor aumento de nuevas infecciones, superando a Asia. Además, nuevas regiones como Somalia, Liberia y las Bahamas registraron casos, sumando así más de 150 países infectados.

Actualmente Italia enfrenta el mayor número de casos nuevos. La población italiana es mayor en promedio de edad que la del país asiático y los expertos señalan que la tasa de mortalidad del nuevo virus es mucho más alta en personas mayores de 65 años. “Solo el 1 por ciento de las víctimas totales no presentaba patologías previas”, dijo en rueda de prensa, Silvio Brusasferro, del Instituto Superior de Sanidad Italiano.

En Japón, un hombre de 70 años se enteró que estaba contagiado de COVID-19 en febrero pasado. Luego de su recuperación volvió a hacer su vida normal pero a los pocos días se sintió enfermo de nuevo, regresó al hospital y al hacer las pruebas nuevamente se confirmó que el virus estaba nuevamente en su cuerpo. Su caso, reportado por el medio japonés NHK, alertó a los investigadores y científicos porque hasta el momento pensaban que no se podía contagiar dos veces.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) señaló a BBC Mundo que “como se trata de un virus nuevo, y del que todavía estamos aprendiendo más cada día, por el momento no podemos decir con total certeza que una persona que ha sido infectada con el virus no puede volver a infectarse”.
Por otro lado no hay pruebas de que las mascotas, perros, gatos u cualquier otra pueda transmitir el virus. la COVID-19 se propaga principalmente a través de las gotículas producidas por una persona infectada al toser, estornudar o hablar.

Hasta el momento no existe ninguna vacuna ni medicamento antiviral específico para prevenir o tratar la COVID-19. Los afectados deben recibir atención para aliviar los síntomas y las personas que presenten casos más graves deben ser hospitalizadas, por lo que es mejor prevenir, que curar.

Compartir.

Sobre el Autor

Dejar comentario