Alquilar o vender una vivienda ¿Qué es mejor?

Muchas personas se plantean qué hacer – alquilar o vender, con una vivienda a la que no dan uso, otras buscan el máximo rendimiento para su inversión inmobiliaria y piensan en las decisiones que pueden tomar. Si es tu caso, te explicamos, cuales son las ventajas y desventajas y te ayudamos a decidir.

Muchas personas se plantean qué hacer con una vivienda a la que no dan uso, otras buscan el máximo rendimiento para su inversión inmobiliaria y piensan en las decisiones que pueden tomar. Si eres propietario de un inmueble, que has heredado, en el que no vives o te planteas dejar, seguramente te habrás hecho esta pregunta en varias ocasiones. También si tu segunda residencia se ha convertido en un lastre y no en una vía de escape o si necesitas sacar beneficio de tu vivienda alquilando una habitación o toda tu casa. Y es que, como todo en esta vida, ambas opciones tienen sus pros y sus contras. Te explicamos, a continuación, cuales son las ventajas y desventajas que tanto hacen dudar al propietario de una vivienda en España sobre si vender o alquilar su casa:

Ventajas y desventajas de alquilar una vivienda

Ventajas

  • Ingresos continuados. Gracias al alquiler de una propiedad obtendrás ingresos fijos y continuados en el tiempo, sin duda, un apoyo económico que te ayudará a hacer frente a los gastos cotidianos.
  • Patrimonio. En un régimen de alquiler, la vivienda seguirá siendo tuya, por lo que podrás explotarla con un alquiler o bien venderla más adelante si el mercado inmobiliario está a tu favor.
  • Impuestos. Podrás hacer frente a los impuestos y gastos generados por el mantenimiento de la vivienda gracias a los ingresos obtenidos del alquiler.
  • Papeleo. Mucho menos que en la venta de una vivienda. La gestión burocrática de un alquiler es más sencilla y rápida.

Desventajas

  • Proceso de alquiler. Encontrar al inquilino ideal es una ardua tarea que conlleva atender las llamadas telefónicas de los interesados, enseñar el piso o regatear el precio del alquiler mensual. Con suerte, si encuentras a la familia, pareja o persona perfecta, tendrás que pasar por este escollo en contadas ocasiones, de lo contrario, deberás hacer este trámite de forma anual, sobre todo si alquilas tu piso a estudiantes o trabajadores de paso por la ciudad.
  • Gastos por desperfectos. Si la fianza no cubre los desperfectos, tendrás que asumir los gastos derivados de la conservación y deterioro de la vivienda, mobiliario, electrodomésticos, etc., como efecto del paso del tiempo.
  • Inversión de tiempo. Alquilar una casa requiere tiempo para la gestión de dicho alquiler: atender las llamadas de los inquilinos, estar al tanto de los pagos de impuestos y de las reuniones de la comunidad de vecinos, etc.

 

Recuerda que muchas inmobiliarias ofrecen este servicio, así que puedes delegarlo y así tener menos preocupaciones a la hora de gestionarlo ya que las mismas se ocuparán de muchas de las gestiones, incluyendo, enseñar tu vivienda.

Ventajas y desventajas de vender una vivienda

Ventajas

  • Liquidez. Obtendrás una buena suma de dinero de golpe que podrás utilizar para saldar la hipoteca sobre la vivienda (si la hubiese), invertir en otro tipo de inmueble, cubrir gastos cotidianos o futuros, invertir en productos financieros con alta rentabilidad, etc.
  • Fuera problemas. Con la venta, te desentenderás de esa vivienda para siempre y de todos los gastos y problemas que puedan surgir relacionados con la misma.
  • Papeleo. Aunque la venta de una vivienda resulta más complicada, desde el punto de vista administrativo que un alquiler, tan solo tendrás que asumir el proceso una vez en la vida, al menos con ese inmueble.

 

Desventajas

  • Perdida de patrimonio. Te desharás para siempre de un bien inmueble de tu propiedad.
  • Impuestos. Deberás pagar a Hacienda en función de tu ganancia patrimonial.
  • Proceso de venta. Las ventas de inmuebles no son inmediatas, a no ser que saques al mercado una auténtica ganga. Podrías tardar varios meses incluso años en vender tu vivienda, lo que supone tener que asumir los gastos de mantenimiento, comunidad de vecinos, impuestos, etc., mientras tanto.

La toma de decisión

Nuestro consejo es que atiendas a dos variables antes de tomar una decisión precipitada sobre si vender o alquilar tu vivienda vacía:

El precio real de mercado de tu inmueble. Para ello, podrás realizar una valoración gratuita (existen varias herramientas online de bancos y portales inmobiliarios que te brindan esta posibilidad) o una tasación oficial.

Tu situación personal. Si el mercado no te va a dar en estos momentos lo que pides por tu casa o el mínimo que desearías obtener, si no necesitas una gran suma de dinero para afrontar tus gastos diarios y estás dispuesto a invertir parte de tu tiempo libre en la gestión de un alquiler, el arrendamiento de tu inmueble sería la mejor opción para ti, sobre todo si la vivienda encierra cierto valor sentimental o sopesas la posibilidad de necesitar esa casa en algún momento en el futuro.

Si, por el contrario, la situación actual del mercado inmobiliario acompaña y puedes obtener por tu casa un elevado importe que podrás utilizar para adquirir otra vivienda más adecuada a tus necesidades actuales, no tienes tiempo para gestionar un alquiler ni dinero para mantener una casa cerrada durante un año, la venta del inmueble será tu mejor decisión.

Compartir.

Sobre el Autor

Dejar comentario